domingo, 16 de septiembre de 2012

La frialdad y el melodrama

Estos son dos extremos que se suelen echar encima a una que otra persona que seguramente conocemos en nuestra vida. Ambos son molestos. Ambos "perjudican" a la persona y a quienes la rodean (de tal o cual forma). Ambos son muchas veces insoportables y también un caso perdido.

Las personas melodramáticas son seres que constantemente se comportan, sienten y actúan como si el mundo se estuviera viniendo abajo, como si estuvieran desgarrando su alma. Es como tocarles el nervio constantemente, expuestos a cualquier estímulo externo como algo amenazante, intenso, fuerte, impacable, como si ellas fueran personas con cero tolerancia o resistencia a ellos. Son personas muy afectuosas, y no solamente muy conectadas por sus emociones y sentimientos: sino también dominadas por ellos y a la vez exagerándolos, quizá por interpretarlos de manera poco conveniente, quizá por dejarse llevar demasiado por ellos. Desde víctimas de la vida hasta quienes parecen deprimidas todo el tiempo, chicas lloronas como hombres que temen al mundo como si fuera un ambiente peligroso pueden incluirse bajo esta denominación.

Vamos con algunas definiciones:
El término melodrama, similar al melólogo pero con varios personajes, es originario del griego μέλος = canto o música y δράμα = acción dramática. Tiene el significado literal de obra teatral dramática en la que se resaltan los pasajes sentimentales mediante la incorporación de música instrumental, es decir, se trata de un espectáculo en el que el texto hablado se integra con la música.
Esa fue de Wikipedia, ahora vamos con otra de Wordreference:
Narración o suceso en el que abundan las emociones lacrimosas
Resumidamente: son tragedias exageradas que más que tristeza, pueden dar pena o risa también. ¿Son graciosas y muchas veces son reprochables? Obviamente, pero lo que por otro lado se deja de considerar, es que muchas veces estos sujetos realmente creen la veracidad o efectividad de esta situación dramática, y sufren realmente. Por otro lado, hay gente que constantemente se auto-proclama víctima de todo, quizá para llamar la atención, quizá para justificarse o excusarse ante muchas cosas. 

El hecho es que, sea como sea, exageran, lo sientan o no. Un melodrama puede ser, a mi parecer, puramente mental o puramente afectivo también: a veces por tener contaminados los afectos o pensamientos magnificamos mucho al otro, influyéndolo y malinterpretándolo. Una persona que sienta angustia va a ver una situación como poco agradable, ¿o quizá por verla de esa manera surgió esa moción afectiva en su interior? Pueden ser ambas.

Ahora vamos con el otro extremo: las personas frías. ¿Por qué se usa una propiedad física para describir su temple, carácter o un posible rasgo de su personalidad? Es simple: además de que el frío muchas veces entumece y quita sensibilidad (capacidad de recibir o percibir algo, de ser afectado por ello básicamente) es lo opuesto al calor, a la luz, al sol o al fuego por ejemplo, que universalmente se consideran como los dadores de la vida, además de representar intensidad, fuerza, vitalidad, energía, sexualidad, pasión y bla bla bla (y a esto no me lo inventé yo, escuchen expresiones populares o lean un diccionario de símbolos).

Las personas "frías" son quienes constantemente parecen estar quietas, duras, firmes, vacuas de afectos, que pareciera que no se conmueven fácilmente o que muchas cosas que a otros afectan, a ellas no les mueven un pelo. De ahí surgen expresiones o dichos populares (además de mitos): de que las personas frías son como robots, cáscaras vacías, personas muy racionales o mentales y que además carecen de afectos, impulsos, deseos, motivaciones (o en el peor de los casos, de cariño, ternura, compasión o empatía).

Generalmente tienden a ser "objetivas", se comportan de manera severa, estereotipada o rígida (como docentes exigentes, jefes de oficina duros, científicos y otros estereotipos), pero lo que voy a comentar es lo siguiente: es imposible carecer de ciertas mociones afectivas que son patrimonio de la humanidad y de la especie misma, además de ser necesarias para una estructuración como un ser humano en su totalidad (afectiva, psicológica, social, cultural, espiritual). 


De hecho muchas personas frías fueron (quizá) en su pasado personas muy sensibles o que quizá tuvieron problemas al conectarse plenamente con sus emociones, lo cual les resultó algo muy desagradable o que no querrían volver a experimentar. Las personas frías pueden ser personas que justamente se defienden tanto del mundo externo como de ellas mismas, porque son torpes o "incompetentes" para conmoverse con el mundo. Inclusive podría decirse que muchas pueden ser hasta melodramáticas encubiertas, es decir: reprimen sus afectos, los refrenan/deniegan/resignifican de una manera más conveniente para ellas.

Para el melodramático es casi lo mismo podría decirse en muchos casos: ven el mundo trágicamente porque así les conviene, se dejan guiar por las emociones porque no quieren reflexionar, tomar conciencia o mentalizar ciertas situaciones. ¿A qué me refiero con esto? A que es más fácil quedarse en la cama llorando y escribiendo poesía deprimente en la oscuridad un día de lluvia que madurar de una vez y asumir que se perdió algo, como una persona, un empleo, una oportunidad de algo bueno en la vida. 

¿Conclusión? El melodrama y la frialdad (aparentes o no) son dos extremos, uno relacionado con lo racional y otro con lo emocional, lo cual crea una dicotomía (separación de dos elementos o principios) en el ser humano, lo cual es como ya dije un mito, puesto que las emociones se afectan por los pensamientos y viceversa, en múltiples interacciones y relaciones invisibles a nuestros ojos y posiblemente incomprensibles aún para nosotros. Ambos pueden ser recursos, defensas, herramientas, como también genuinos rasgos de personalidad (personalidades enfermas/desequilibradas/inmaduras a mi parecer por cierto). Ahora, ¿nosotros evitamos caer en estos extremos? Yo creo que no, e inclusive sostengo que todos somos algo fríos y melodramáticos ante tales o cuales cosas de la vida, la cuestión es: ¿en cuáles? ¿y por qué?


1 comentario:

  1. Lo considero un buen artículo. Me gustó la forma en que terminó. Me hace reflexionar sobre en qué situaciones somos fríos y en qué otras melodramáticos, y los más importante, ¿por qué?. Excelente.

    ResponderEliminar